Piso de arriba
España acepta renunciar a fondos de cohesión a cambio de blindar la PAC

España llegó a la última cumbre europea dispuesta a sacrificar parte de los fondos regionales que recibe de Bruselas en aras de mantener a toda costa el mismo nivel de subsidios agrícolas, según un documento interno de La Moncloa al que ha tenido acceso EL PAÍS. En plena escalada de protestas en el campo, España pretende rebajar el conflicto. Pero la estrategia del Ejecutivo puede provocar tensiones en las comunidades autónomas que se vean afectadas por el posible recorte de los fondos de cohesión que perciben. Ayudas agrícolas intactas y algo menos de cohesión. Con esa consigna aterrizó el jueves en Bruselas el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para asistir a la cumbre extraordinaria encargada de negociar el marco presupuestario de la UE 2021-2027. “El campo es la prioridad”, aseguró la titular de Exteriores, Arancha González Laya, ante el ruido procedente de las protestas. Sánchez había dejado en España a unas asociaciones de agricultores y ganaderos indignadas por la situación del sector agrario, dispuestas a provocar revueltas comparables a las de los chalecos amarillos en Francia. Con el campo en plena tensión, el Gobierno da máxima prioridad a la defensa de la política agraria común (PAC) en una negociación que parece condenada a recortar el presupuesto de la UE.

Seguir leyendo.